WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Capítulo tres del "echarle de menos".

Querida amiga:
He admitir que conseguiste que se enamorara de ti en poco tiempo y que yo quedase como un recuerdo en su vida...No te voy a pedir mucho a cambio te daré demasiado.
No volveré a aparecer en su vida por lo que intenta que consiga olvidar mis besos y duerma bien sin tenerme al lado, lo conseguirás. Intenta que no se deprima escuchando nuestra música, crea recuerdos nuevos en su mente con otra banda sonora, también lo conseguirás.
Te puedo asegurar que no lo querrás ni la mitad de yo y si algún día pasa eso, llámame. Créeme espero ansiosa esa llamada que jamás se producirá. Le echaré de menos, no te puedo decir que no pero en tu mano esta que no me recuerde y aprenda a amarte a ti como lo hizo conmigo. Lo último que te pido es que no le hagas daño y que le cuides tanto como yo...si no haces eso no te podré asegurar que no vuelva a reclamar lo que es mío, su amor. Encantada de escribirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario