WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

miércoles, 19 de marzo de 2014

Que te vaya bonito, que te vaya de muerte.


Gracias por estos meses de felicidad diaria a cada paso que di.
Gracias por alegrar cafés, siestas y sueños.
Gracias por cada palabra de amor que salió de tu boca.
Gracias por crear en mi algo que no se podía controlar y luego calmarlo con un beso.
Gracias por los besos, los abrazos y las sonrisas.
Gracias por sentir y hacerme sentir.
Gracias por hacer que ya no te pueda olvidar y por crear recuerdos que ya están tatuados.
Gracias por cada mirada de complicidad.
Gracias por dejarme meterme en tu vida de esa manera y ordenarla a mi manera.
Gracias por empezar a enamorarte de mi.
Gracias por tus tonterías y tus chistes malos.
Gracias por cada paseo y cada borrachera tonta.
Gracias por saber estar sin estar.
Gracias por todo y por nada.
Gracias por todo eso y más.
Y sobretodo, gracias por irte en el momento oportuno para que te eche de menos lo justo y te recuerde siempre.