WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

sábado, 29 de noviembre de 2014

CAPÍTULO II: 9 de Octubre


Empieza la universidad. Conoce a gente nueva que aparentemente es maravillosa. Su compañera de mesa será Lau aunque sus compañeras de aventuras serán Marta y Pilar. No tarda mucho hacerse con todas las caras de la gente que anda corriendo, hablando, preocupada, o pensando el siguiente guion de su próximo corto por los pasillos, pero hay una cara que llama su atención por encima de otras.

Un chico de una altura aproximada de 1,75m, moreno, con melenita de pelo más o menos rizado. Barba de dos o tres días. Su manera de andar es llamativa y será la manera por la cual Al lo reconozca. Ella lo mira con interés y dejando que dentro de ella surja el interés por saber quién es ese chico con dilatas y pendiente en la nariz.

CAPÍTULO 1: Cualquier día.

Castaña clara, ojos verdes, delgada y con 1,61m de altura. Estudia cine en unas de las mejores universidades de su nueva ciudad, Madrid. Ella es Al, una chica de 18 años que se acaba de mudar a Madrid para empezar su carrera en el mundo de la gran pantalla, algo con lo que siempre ha soñado pero nunca creyó que lo acabaría haciendo. No tiene complejos por nada, ríe sin ninguna razón y necesita muchas razones para llorar. Tiene manías horribles como fumar y beber más de lo que puede a veces, pero tiene otras fascinantes como analizar a cada persona que tiene a su lado. Hacer una ficha de ellos y un día se lo cuenta todo. La verdad es que pocas veces se equivoca. No tiene miedo a nada, pero esto pronto cambiará…