WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

martes, 9 de julio de 2013

Que sin uno no hay dos.



Recuerda que nada es para siempre, que lo bueno siempre se acaba...
Que la vida es como un helado, que nunca tienes suficiente, que es como esa última calada, como el último sorbo, como ese último adiós...
Que el amor nunca es eterno, que se quiere o no se quiere, que no es un "no sé", que es "ni contigo ni sin ti", que si duele es porque se siente, y si escuece porque se esta curando, que es algo de dos no de tres ni de uno, que se está porque se quiere no por cargo de conciencia...
Que sin pena no hay alegría, que sin blanco no hay negro, que sin uno no hay dos, que sin día no habría noche, que sin despedidas los bares estarían menos llenos, que sin sueños no habría luchadores, que sin violencia no existiría la paz, que si hubiese suficiente para todos no habría tanta desesperación en el mundo, que si mirásemos más por lo demás que por nosotros el mundo sería un poco mejor, que sin los chorizos que tenemos por presidentes y ministros no habría corrupción, que Dios aprieta pero no ahoga y que sin ti, no estaría yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario