WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

lunes, 8 de julio de 2013

Podría.





Lo bonito de crecer es ver el camino recorrido. Recordar los momentos bonitos, las personas que han pasado por tu vida y, lo más importante, lo que te hicieron sentir. Recordar tus errores y saber que no te arrepientes de ninguno de ellos sino que los tienes como las mejores enseñanzas. Es verdad...tu camino podría haber sido de otra manera si tú no hubieses sido así pero, ¿quién te dice que hubiese sido mejor? Lo bonito de crecer es recordar, es ver lo vivido, es reírse de los malos momentos y mucho más de los buenos...es recordar el primer beso, el primer flechazo, la primera vez, la primera borrachera (ya fuese para recordar u olvidar). Pero lo mejor de crecer no es lo pasado, es girarte mirar hacia atrás y saber que, pase lo que pase, seguirás adelante y el pasado solo lo usarás para darte impulso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario