WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

miércoles, 10 de julio de 2013

Con tenerte en mi ombligo me conformo.


No me hacen falta riquezas, ni mansiones, ni lujos, ni vicios incontrolables. No necesito que todos los días salga el Sol o que sean días de fiesta. No necesito las mejores marcas en mi armario ni las mejores bebidas en mi vaso. Porque las calles de París pueden ser bonitas, pero también es bonito el banco del parque donde nos conocimos. Porque los restaurantes de lujo están bien, pero la pizza me vuelve loca. Los yates y casas en primera fila de playa son preciosos pero no me imagino viviendo en sitios así. Porque los lunes y los domingos también son más bonitos si te tengo en mi ombligo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario