WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

sábado, 10 de noviembre de 2012



Todo se rompe en algún momento y al romperse, desaparece: relaciones, amistades, papeles, recuerdos, tacones, vestidos, botellas, cigarros, noches, días, móviles, momentos, etc. Lo único que no se puede romper son las gotas de agua, porque se vuelven a unir, se juntan, nunca se separan, si una corre en un cristal va recogiendo a las demás, unas más rápidas que otras pero todas llegan al mismo final y tienen el mismo principio, pero si lo pensamos bien hay gotas que se quedan solas. Están ahí, inmóviles hasta que se secan. Yo he llegado a la conclusión de que sí hay gotas que permanecen también hay relaciones que duran lo suficiente para ser inolvidables, que hay amistades que son para toda la vida, que hay papeles que son lo suficientemente importantes como para no romperse, que hay recuerdos imposibles de borrar, que hay tacones que aguantan noches enteras de fiesta, que hay vestidos que son tan preciosos que no tiraremos nunca, que hay botellas que te traen buenos momentos a la mente, que hay cigarros que te fumarás antes de romperlos, que hay noches perfectas, que hay días increíbles, que hay móviles indestructibles, y que hay momentos que nos pertenecen y nadie podrá romper, por más que quiera y se lo proponga, lo que es nuestro, es nuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario