WE.

Mi foto
Porque el cielo está al alcance de unos pocos, o eso dicen. Y sí, si pienso en él aparecen imágenes inconexas, retales abstractos e inteligibles en lo que al significado se refiere. Reales para el soñador. Pensamientos; ciudades, tráfico sofocante, aire cargado de vidas ajenas; besos que se dan con rabia, labios tintados de rojo; un cigarro insinuante en tu boca -mejor cuando cae la tarde y el sol se esconde-. Susurros en mi oído que se comportan como una corriente electrica, que viaja por mi anatomía, que se desliza hasta producir cosas inexplicables. Efectos en mí. Porque lo lejano está muy cerca tratándose de tus ojos y el cielo, resulta alcanzable si reflexiono en él como en algo semejante a todo eso -depende de la compañía con la que se siente-.

Páginas vistas en total

jueves, 15 de noviembre de 2012

Tiempo.


En la vida tenemos recuerdos que no se olvidan: momentos, detalles, fechas...incluso milésimas de segundo. Esas milésimas de segundo son las que cambian tu vida, las que dan un vuelco, las que le dan menos lógica y a la vez mas belleza o tristeza a todo.
Esas milésimas de segundo pueden ser todo y a la vez nada: pueden ser el espacio que hay entre la vida y la muerte, entre abrir el paracaídas o no, las de saltar o no, las de darle al gatillo o no...Pero también pueden ser esa sonrisa rápida a la vuelta de la esquina, ese choque fortuito con esa persona especial, esa mirada, ese detalle, ese "Perdona, ¿tienes fuego?", ese mensaje, ese "Te quiero" en el momento adecuado, ese beso fugaz...
Lo más curioso de todo no es lo que significan esa milésimas de segundo. Lo más curioso es que, a veces, las cosas más pequeñas, a las que casi no damos importancia o las tomamos como algo normal, pueden ser las más importantes de nuestra vida. Son las que marcan los antes y los después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario